Search
  • Orotina Online

Primera entrega PRIMO VARGAS VALVERDE: BENEFACTOR DE LA CIUDAD DE OROTINA


Busto de Primo Vargas Valverde, develado en el Parque José Martí el 14 de setiembre del 2014. Autor: Fabio Brenes Morales.

Gio Castaldini (*)

Hoy iniciamos lo que se podría llamar “un intento de biografía” acerca de uno de los personajes más trascendentales que ha tenido el Cantón de Orotina. Este esfuerzo por rescatar un poco de la vida y obra de don Primo Vargas Valverde, fue realizado por quien suscribe este artículo, pero en colaboración con el Grupo Amigos del Tren a Orotina y la radio Orotina Online, básicamente motivados por la reciente develación del busto de Don Primo, el cual fue tallado por el ilustre escultor orotinense Fabio Brenes Morales.

La información sobre el lugar y fecha de nacimiento, así como la niñez y juventud de Primo Vargas, es poco clara y en algunos momentos hasta un poco confusa, pues las fuentes de información sobre este tema son muy limitadas o casi nulas. De hecho, sobre su nacimiento existen al menos dos versiones: la primera y más aceptada es que nació en Costa Rica, en 1835 (1). Una segunda versión, muy difundida pero sin verificación de fuentes, es la que indica que don Primo junto con dos hermanos más, vinieron de España y cada uno de ellos tomó diferentes rumbos luego de llegar al país.

Me inclino a pensar que la versión que nos da Miguel Salguero sobre el origen de don Primo es la correcta, cuando afirma que era un carretonero oriundo de Desamparados, San José y que apenas llegó hasta segundo grado de primaria (2). Con apenas 8 años, él pudo ser testigo de la apertura en 1843 del famoso “Camino de Carretas” que conducía de San José a Puntarenas por un tortuoso camino en el que los carreteros podrían durar hasta tres o cuatro días para llegar al puerto del pacífico.

Como indica Eladio Valerio, el acarreo de las mercaderías en carretas jaladas por bueyes no era trabajo fácil. Era común que los boyeros viajaran descalzos y, dependiendo del clima, sus humildes ropas se adherían al cuerpo, como consecuencia del sudor a chorros que provocaba el inclemente sol o del agua que provenía de las fuertes lluvias que debían llevarse encima. La ayuda de los hijos varones era frecuente en la faena, los cuales al lado de sus padres se constituían en verdaderos hombres (3).

Imagino a Primo Vargas de apenas 12 años, con sus pies descalzos ayudando a su padre con la carreta llena de sacos de café y esperando a llegar a alguno de los famosos sesteos o lugares de descanso que caracterizaban esta ruta comercial. Los primeros sesteos empezaban desde La Garita y continuaban en Atenas, Desmonte, San Mateo y Esparza, hasta llegar a la ciudad de Puntarenas. A partir de 1880, fecha en que se inauguró el ramal ferroviario entre Puntarenas- Esparza, la ruta del camino de carretas se limitó hasta Esparza, donde se transbordaba la carga de las carretas al ferrocarril, que de ahí lo llevaba hasta puerto.

En la próxima entrega: Don Primo Vargas y el sesteo en San Mateo de Alajuela.

(1) Armando Vargas “La huella imborrable: Las dos visitas de José Martí a Costa Rica” EUNED, 2008.

(2) Miguel Salguero, “Caminos y veredas de Costa Rica”, EUNED, 2007.

(3) Eladio Valerio Madriz, “Historias de mi tierra: Atenas” 1999.

_________________________________________________

(*) Gio Castaldini. Administrador del grupo Amigos del Tren Orotina, especialista en Historia del Ferrocarril en Iberoamérica, colaborador de Orotina Online

#giocastaldini #amigosdeltren #primovargas

177 views
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now