Search
  • Orotina Online

La Hacienda Coyolar de Orotina: entre la historia y la leyenda. Parte 5


Gio Castaldini (*)

Había indicado en mi anterior entrega, el extraordinario legado que dejó Don Primo Vargas Valverde desde su llegada a esta región en 1860 y hasta 1900. Veremos hoy además, cómo una decisión suya cambió el rostro de toda esta región, sin que él mismo pudiera contemplar los alcances totales de su obra, pues murió en 1912.

A mediados de 1902, cuando acabó el mandato de Rafael Yglesias Castro, la línea al Pacífico apenas había llegado hasta la construcción del puente sobre el Río Grande de Tárcoles en Atenas. Lo sucedió en el poder Don Ascensión Esquivel y con él un grupo de asesores que adversaba la idea de llevar el ferrocarril hasta el puerto de Tivives al sur de Caldera y en su lugar procuraban desviarlo por el Cantón de San Mateo, pasando por Esparza para ahí unirse con el ramal ferroviario que conducía directamente a el puerto de Puntarenas.

Enterado de este “nuevo plan” que se fraguaba en la capital, el prócer de Orotina, Primo Vargas Valverde, junto con otro grupo de hacendados, se dirigió a San José solicitando audiencia con Ascensión Esquivel, quien lo recibió en su despacho.

Lo que sucedió a continuación cambió radicalmente todo el destino de la región del Valle del Río Tárcoles, pues Don Primo y sus amigos ofrecieron gratuitamente al Presidente todas las tierras que fueran necesarias para abrir la trocha ferroviaria desde Concepción hasta Santo Domingo (hoy Orotina). Obviamente Don Ascensión aceptó rápidamente la oferta de Don Primo, pues representaba una enorme economía de gastos en materia de expropiación de tierras desde Concepción hasta Esparza.

Así las cosas, para finales de 1902 y principios de 1903, el tren llegó a Santo Domingo de San Mateo, que 5 años más tarde se convertiría en un Cantón más de Alajuela, dado el enorme desarrollo que el ferrocarril generó en toda esta zona.

En nuestra próxima entrega: Una vez llegado el ferrocarril a Santo Domingo (hoy Orotina) surgen problemas de financiamiento para continuar con la línea desde dicho lugar hasta Tivives, atravesando la misma por la famosa Hacienda Coyolar, que para ese entonces aun pertenecía a Don Rafael Yglesias Castro.

_________________________________________________

(*) Gio Castaldini. Administrador del grupo Amigos del Tren Orotina, especialista en Historia del Ferrocarril en Iberoamérica, colaborador de Orotina Online

#giocastaldini #amigosdeltren

55 views
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now